Mapa de la Isla de la Felicidad

El mapa de la Isla de la Felicidad fue diseñado y publicado por la denominada Orden de la Felicidad, y pretendía retratar el lugar (imaginario) donde debían ir los aspirantes para ser aceptados. Gracias a Boston Rare Maps podemos hacernos una idea de cómo era dicha isla.

Creada en Francia por Scipion-Louis-Joseph de La Garde, marqués de Chambonas, la Orden de la Felicidad tenía entre sus particularidades haber sido (si no la primera) una de las primeras cofradías masónicas en admitir mujeres entre sus miembros. Su símbolo era un ancla, que puede verse bajo el título del mapa.

En el mapa, cuyo título original es Carte de l’Isle de la Félicité, aparece el Mar Salvaje al norte, mientras al sur se encuentra el Mar Favorable. Situado en una posición inmejorable, el castillo fortificado de la Felicidad Perfecta domina toda la isla.

Cuando una embarcación pretende atracar en la isla, antes debe luchar contra las Rocas del Capricho, los Bancos de la Tentación, las Rocas de la Prudencia y otros escollos. Si tiene éxito, puede por fin amarrar el ancla en alguno de los puertos que la jalonan: Salud, Belleza, Complacencia, Virtud, Igualdad, y Felicidad.

El mapa, diseñado por Jean-Martin Weis, nos permite comprobar que desde cada uno de los puertos hay una ruta nítidamente trazada hasta el castillo de la Felicidad Perfecta. Sin embargo, por el camino aún habrá que luchar contra algunos enemigos, como el Pantano de los Placeres.

Jean-Martin Weis: "Carte de l’Isle de la Félicité" (1743).

Referencias / Colecciones digitales

¡¡ Gracias por compartir !!

4 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Pues oye, igual no me importaría quedarme en el Pantano de los Placeres. A mí eso de la fortaleza de la Felicidad perfecta me suena a contenplar n rostro por toda la eternidad como s enos vende desde la cuna y… no se yo si no me aburriría XD

  2. ¡Estoy contigo! Cuando vi que existía un Pantano de los Placeres, no me lo pensé dos veces. Allí que quedaría también.

    Lo cierto es que suena un poco a la dicotomía Cielo/Infierno, ante la cual no siempre la elección recae en el primero, ¿verdad?

    En todo caso, se trata de un mapa alegórico, pero ¿cuál no lo es? ¿No es todo mapa una abstracción?

    • Anónimo el 20 mayo 2020 a las 14:54
    • Responder

    Cierto. A mi que me vendieran eso de que la eternidad en el Cielo era contemplar el rostro divino no me convencía ni de pequeña jajaja. Mis excusas por el comentario anterior porque realmente me ha hecho daño en los ojos. Obviamente ha sido cuestión de dedazos a esas horas, pero madre mía XD

    1. Creo que si alguien es creyente, ha de respetar al que no lo es. Exactamente como en el caso contrario.
      De modo que estás en tu derecho —absoluto— de pensar libremente. Pero aún más importante es que puedas expresar tus creencias, en el sentido que sean, ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.