Cuando California era una isla (en los mapas)

California: nace el mito

En el año 1510, Garci Rodríguez de Montalvo publica su obra “Las sergas de Esplandián”, una novela de caballerías que se reclama heredera de la gran serie de creaciones literarias que darían lugar a la obra máxima de nuestra literatura, Don Quijote de la Mancha.

En realidad, el título debe entenderse como “Las proezas de Esplandián”, tal y como Diego Clemencín ofreciera en perfecta argumentación en sus Notas al Quijote (1833-1839):

“El raro y nunca visto nombre de Sergas fue artificio que discurrió Montalvo para acreditar el origen griego de la história de Esplandián. Porque en este idioma erga significa hechos, hazañas; y Montalvo, que probablemente no sabría mucho de griego, en lugar de escribir las Ergas puso las Sergas. Así se indicó en el cap. 18, donde contándose que el maestro Elisabad se encargó de escribir la história de Esplandián á ruego del Rei Lisuarte, se dice: pués así como ois fueron escritas estas Sergas llamadas de Esplandián, que quiere decir las proezas de Esplandián. Por lo cual D. Nicolás Antonio, al hablar de este libro en su Biblioteca antigua, le llamó no las Sergas sino las Ergas de Esplandián.”

En dicha novela, se nos da a conocer California en una aparición estelar:

Sabed que a la diestra mano de las Indias existe una isla llamada California muy cerca de un costado del Paraíso Terrenal; y estaba poblada por mujeres negras, sin que existiera allí un hombre, pues vivían a la manera de las amazonas. Eran de bellos y robustos cuerpos, fogoso valor y gran fuerza. Su isla era la más fuerte de todo el mundo, con sus escarpados farallones y sus pétreas costas. Sus armas eran todas de oro y del mismo metal eran los arneses de las bestias salvajes que ellas acostumbraban domar para montarlas, porque en toda la isla no había otro metal que el oro.

Podemos ver, pues, el brillante origen de una leyenda que entronca California no sólo con el mítico pueblo de las amazonas, sino con el mismísimo Paraíso. No podía tener, pues, mejor localización.

En sus primeras representaciones gráficas, la denominaban con erróneo y gracioso nombre: “Cali Fornia”. Fíjate, por ejemplo, en este hermoso mapa de Joan Vinckeboons.

Joan Vinckeboons: Mapa de California (como una isla). Library of Congress.

Lo que en la actualidad conocemos como el Golfo de California, era considerado como un mar independiente, e incluso recibió el nombre de “Mar Vermeio” (Mar Bermejo). Podemos verlo en este mapa del siglo XVII, conservado en la Universidad del Sur de California (University of Southern California):

Lo que aún está en la mesa de discusión es la razón que llevó los conquistadores españoles a darle a esta península (entonces “isla”) el nombre de California.

Pero sobre todo, lo que más sorprende es que todos estuvieran empeñados en que se trataba de una isla. Da la impresión de que acomodaron la realidad al deseo, y como querían llamarlo así, California, forzosamente había de ser una isla.

Lo que dice el Diccionario

El Diccionario de la Lengua española es muy explícito a este respecto, y seguro que nos recordará nuestra época escolar:

  • Isla. Porción de tierra rodeada de agua por todas partes.
  • Istmo. Lengua de tierra que une dos continentes o una península con un continente.
  • Península. Tierra cercada por el agua, y que solo por una parte relativamente estrecha está unida y tiene comunicación con otra tierra de extensión mayor.

El éxito de un nombre

El nombre prosperó, ya que bajo dicha denominación existen en la actualidad la península de Baja California, el Golfo de California, el Estado norteamericano de California (que hasta 1850 era mexicano), así como otros dos Estados de México: Baja California, y Baja California Sur. E incluso el Mar de Cortés (que lo separa de México) recibe también el nombre de Golfo de California o Mar Bermejo.

Mapa de mediados del siglo XVII, representando la “isla de California. Imagen: University of Southern California, 1903.

Poco importó que Eusebio Kino publicara un mapa titulado “A Passage by Land to California” (1698-1701), en el que daba cuenta de que no se trataba de una isla. A pesar de todo, los cartógrafos continuaron pintando California como una isla. Aunque a menudo podemos comprobar que la realidad es tozuda, en este caso debo rendirme a la evidencia: a veces, la tozudez la representa la idea que se tiene de la realidad: el deseo de acomodarla al juicio preconcebido. Por eso hubo que esperar todo un siglo a que se cayera en la cuenta de que, efectivamente, California es una península.

Magnum MARE del ZUR cum Insula CALIFORNIA. De Groote ZUYD-ZEE en't Eylandt CALIFORNIA (1745).
Eusebio Kino: "California, o la Nueva Carolina. Teatro de los trabajos apostólicos de la Compañía de Jesús en la América Septentrional" (1696). Library of Congress.

En la actualidad, la California histórica está constituida por los estados mexicanos de Baja California y Baja California Sur. De hecho, el Estado norteamericano de California ha sido conocido históricamente como California Alta.

Vincenzo Coronelli: Mapa de América del Norte (1688). Library of Congress.
Michael Burghers, Edward Wells: A new map of North America shewing its principal divisions, chief cities, townes, rivers, mountains etc. Library of Congress.

La colección digital “California como una isla”

Durante más de 40 años, Glen McLaughlin se dedicó a coleccionar y catalogar todos los mapas que representaban a California como una isla. Sus esfuerzos acabaron formando un conjunto de casi 800 mapas, que ahora pertenecen a la Universidad de Stanford. Gracias a ésta, tenemos acceso a unos materiales inalcanzables hasta hace muy pocos años. Vaya desde aquí nuestro agradecimiento explícito.

Todos estos mapas conforman ahora la colección digital Glen McLaughlin, de alto valor intrínseco. De ella seleccionamos unos pocos mapas, que pueden dar una idea de su contenido. Puedes, si lo deseas, explorar la colección completa.

Tabula Californiae (1702).
Nicolas Sanson, A. Peyrounin: Mapa de América septentrional (1726).
A Map of NORTH AMERICA With the European Settlements & whatever else is remarkable in ye WEST INDIES, from the latest and best Observations (1745).
Magnum MARE del ZUR cum Insula CALIFORNIA. De Groote ZUYD-ZEE en't Eylandt CALIFORNIA (1745).
Carte de la Californie (1746).
Eusebio Kino: Passage by land to California. Discovered by Father Eusebius Francis Kino, a Jesuit, between the years 1698 & 1701 containing likewise the New Missions of the Jesuits.
A New & Correct MAP of the TRADING PART of the WEST INDIES, including the SEAT of WAR between GR. BRITAIN and SPAIN; Likewise the BRITISH EMPIRE in AMERICA, with the FRENCH and SPANISH SETTLEMENTS adjacent thereto; Adorn'd with PROSPECTS of ye most considerable TOWNS, PORTS, HARBOURS &c. therein contain'd from the latest & best Observations.
Isaac Tirion: Kaart van het Westelyk Gedeelte van Nieuw Mexico en van California : volgens de taatste ontdekkingen der Jeuiten en anderen [1765].
Nov9 Orbis sive AMERICA SEPTENTRIONALIS, divisa per sua Regna Provinc: et Insul: cura et opera (1790).

#PDH #PatrimonioDigitalHumanidad

Referencias / Colecciones digitales

¡¡ Gracias por compartir !!

2 comentarios

  1. Interesante post

    1. A mí me parecía que esta historia debía ser compartida, porque además de que no ser muy conocida, era interesante y curiosa.
      Gracias por comentar.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.