Catecismo de los maquinistas y fogoneros

Hoy vamos a ver un curioso texto: un Catecismo dirigido a los operarios de las máquinas de vapor. Publicado en 1882, su título completo era “Catecismo de los maquinistas y fogoneros, útil para manejar toda clase de máquinas de vapor”.

Portada del “Catecismo de los maquinistas y fogoneros, útil para manejar toda clase de máquinas de vapor” (1882).

Su autopromoción indicaba textualmente que “Este librito se vende en las principales librerías de Madrid a DOS PESETAS, y en las de provincias a DOS PESETAS CINCUENTA CÉNTIMOS. Hay gran rebaja tomando más de cuatro ejemplares”.

Como hemos visto en otros artículos, los Catecismos se estructuran en base a un sistema de Preguntas y Respuestas, y su temática no ha de ser necesariamente de doctrina cristiana. Un ejemplo, tomado de la página 32 (la ortografía es la original):

P. ¿Cuáles son las precauciones que el fogonero no debe perder nunca de vista si quiere evitar los accidentes?

R. Para el fogonero, esas precauciones se reducen, en términos generales, á la exacta observación de las cuatro prescripciones siguientes: 1.° Conservar siempre á una altura conveniente el nivel del agua en la caldera. Hay que evitar el exceso de ésta, porque es inútil y hasta más ó ménos perjudicial; pero también hay que tener mucho cuidado para que él agua no escasee. 2.°  No permitir jamás que la presión del vapor se eleve más de lo que marean los límites asignados. 3.° Limpiar la caldera á menudo y con cuidado para que los depósitos de barro, y sobre todo, las incrustaciones de cualquier espesor, no se puedan formar.

REFERENCIAS

COLECCIONES DIGITALES

¡¡ Gracias por compartir !!

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.