Bodys Isek Kingelez: el escultor que construía sueños

“El material con que se hacen los sueños”

Si nunca has oído hablar de Bodys Isek Kingelez (1948-2015), no te preocupes. Se trata de un escultor africano que siempre estuvo alejado del mainstream, y lamentablemente ni siquiera en su tierra —el antiguo Congo belga— confiaron nunca en él.

Su obra va ligada a la independencia y descolonización de su país, del que lo explotó sin misericordia durante décadas: una Bélgica aparentemente pacífica, pero que es la misma que a través de su propio rey, Leopoldo II, expolió sin medida al Congo, obligando a todos a creer que era la gallina de los huevos de oro.

Sus proyectos —nunca pasaron de ser maquetas—- deben entenderse en el contexto de un país depauperado. Kingelez utilizaba materiales reciclados, como latas de refresco, plásticos, papel o cartón para crear una obra ultrapersonal, fantástica y llena de colorido, en la que se amalgamaban los materiales con los sueños, en una concepción mágica de la arquitectura de la ciudad.

Bodys Isek Kingelez: "Ville Fantome".

Cuando alguien vio sus maquetas, propuso que se expusieran en el Museo nacional. Cuando los responsables no podían creer que un maestro de escuela fuera el creador de una obra como aquella, así que le pidieron que demostrara su autoría. Tuvo que recrear una de sus obras delante de ellos, tras lo cual le ofrecieron un empleo en los archivos del museo.

El empleo, claro está, sólo era un caramelo: jamás le reconocieron su creatividad como creador independiente ni como artista contemporáneo. Pero él continúo diseñando proyectos sin descanso.

No podemos negar que sus modelos son absolutamente personales, y una vez que los conocemos son tan distintivos que ya no podremos desligarlos de él. Sin duda alguna, las obras de Kingelez tienen un lugar y un sello propios.

Sus sueños y deseos aparecen en cada uno de sus maquetas, que se despliegan llenas de detalles sorprendentes, con un colorido tal que a veces se nos antoja incluso infantil, pero siempre despierta nuestra atención y curiosidad.

Gracias a las exposiciones que le dedicaron en el Centre Georges Pompidou de París en 1989, y treinta años más tarde en el MOMA (Museum of Modern Art) de Nueva York, Kingelez empezó a ser conocido fuera de su país.

Tras su reconocimiento internacional, sus creaciones figuran en instituciones como el National Museum of African Art (perteneciente al Smithsonian), el Musée International des Arts Modestes (MIAM), la Fondation Cartier de París, o la Peter and Irene Ludwig Foundation, de Colonia.

Sin embargo, ninguna de sus maquetas “extremas” llegó a materializarse jamás. Al menos, están digitalizadas para nuestro asombro y disfrute.

Obra de Bodys Isek Kingelez.
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Bodys Isek Kingelez:
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Bodys Isek Kingelez: Una visión de su ciudad agrícola (1994).
Bodys Isek Kingelez:
Bodys Isek Kingelez: Kimbembele Ihunga (1994).
Bodys Isek Kingelez:
Bodys Isek Kingelez:
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Bodys Isek Kingelez:
Bodys Isek Kingelez: el escultor que construía sueños
Obra de Bodys Isek Kingelez.
Bodys Isek Kingelez:
Bodys Isek Kingelez:
Obra de Bodys Isek Kingelez.

#PDH #PatrimonioDigitalHumanidad

Referencias / Colecciones digitales

¡¡ Gracias por compartir !!

2 comentarios

  1. Excelente artículo. Tiene mucho de lo que ahora se conoce como Retro-Futurismo. Como la mayoría de los artistas, su obra se conoce al ocaso de su vida o después de su muerte. Soñaba en grande.

  2. Muchas gracias por tus amables comentarios.

    Me parece que tienes mucha razón, y no puede expresarse mejor de lo que tú lo has hecho: “Soñaba en grande”.

    No sé nada sobre el “Retro-Futurismo”, así que me parece que esta tarde me toca estudiarlo. Gracias por compartirlo.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.