12 pósters de Corea del Norte agresivos, violentos, inquietantes o fálicos

Corea del Norte, el país de la testosterona

En el año 2017, el diario británico The Guardian recopiló una selección de pósters propagandísticos de Corea del Norte, todos ellos centrados en su obsesión por Estados Unidos, su “enemigo declarado”.

El artículo resumía en su título el sentido de dichos pósters: “La audaz ola de arte propagandístico de Corea del Norte, en imágenes”.

Corea del Norte (en realidad, República Popular Democrática de Corea, RPDC) es un país que no se anda con chiquitas. Podemos decidir que sus mensajes y sus procedimientos están muy cerca de la ridiculez, pero ¿acaso somos mejores nosotros al seguir la senda de “lo políticamente correcto”?

No, esa supuesta educación extremada que promulga la corrección política no va con ellos. Eso son zarandajas de mandatarios occidentales. Sin duda, se trata de ideas blandengues del enemigo capitalista.

Los mensajes de la Corea del Norte del siglo XXI son tan explícitos, que ni siquiera deberían necesitar una traducción. Sin embargo, y para tener una visión cabal con la suficiente perspectiva, reseñaré algunos de los títulos de los pósters que se muestran a continuación:

  • “¡Aplastaremos la guerra nuclear norteamericana con el poder unido de nuestra nación!”
  • “¡El país entero está ahora al alcance de nuestros misiles!”
  • “¡Los americanos imperialistas no deberíais provocar la guerra!”
  • “¡Los imperialistas americanos deberíais mirar más de cerca el poder de Corea!”
  • “¡Rechaza al americano invasor!”
  • “¡Si empezáis una guerra contra nosotros, antes golpearemos a los bastardos americanos!”
  • “¡Echa a los norteamericanos, y une a la Patria!”
  • “¡Los que se atreven a insultarnos, se enfrentarán un terrible castigo!”
  • “¡Muerte a los imperialistas estadounidenses, nuestro enemigo declarado!”
  • “¡Nadie podrá detenernos!”

Los adjetivos que definen la imaginería de esta propaganda han de incluir epítetos poco deseables, como agresivo, violento, inquietante o fálico.

De forma abrumadora, los protagonistas de estos pósters son las armas: misiles, tanques, bombas, fusiles. En algún cartel, su diseñador quiere demostrarnos que los valientes norcoreanos son capaces de “echar a los norteamericanos” a puñetazos. E incluso de destruir con sus propias manos el Capitolio, símbolo por excelencia de Estados Unidos.

Lo que nos quieren hacer creer desde Corea del Norte con toda esta propaganda es que, para ellos, la guerra fría aún no se ha acabado, y según ellos está más vigente que nunca. Sin embargo, desde un punto de vista más racional, nuestra interpretación es que se trata más bien de bravatas y fanfarronadas de Estado, dirigidas por un “líder supremo” —Kim Jong-un— en realidad un demente descerebrado que a pesar de su edad, aún parece preadolescente henchido de testosterona.

¿Serviría recordar el lema oficial del país: Gangseongdaeguk, que en coreano significa literalmente “Poderosa y próspera gran nación”?

Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte.
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado
Póster de Corea del Norte, titulado

#PDH #PatrimonioDigitalHumanidad

¿Quieres leer más?

Si te ha gustado este artículo, quizá pueda interesarte también alguno de estos:

#PDH #PatrimonioDigitalHumanidad

Referencias / Colecciones digitales

¡¡ Gracias por compartir !!

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.